domingo, 8 de abril de 2007

LA SUBVERSIÓN DEL MITO

Evita
¿Podría Eva Perón haber recibido de Lestat, el rutilante vampiro de la saga de Anne Rice el regalo de una eternidad ansiada?
¿Porqué no? Ya Perlonguer en sus relatos de "Evita Vive" la desacraliza rodeándola de travestis, chongos y prostitutas. En una operación montada para puntualizar su "potencial lumpen" dentro de una corte de personajes marginales, demuele el aire de santidad conferida por el aparato político.
El recorrido de su cuerpo embalsamado y silenciado a través de diferentes geografía y su sustracción a la corrupción de la muerte, bien podrían enlazarse con el ideario vampírico de los personajes de Rice.
Como poderoso miembro de los Bebedores de Sangre, no sería difícil imaginar a Evita recorriendo las noches y ejecutando su venganza en la elección de víctimas de las clases privilegiadas.
Adosarle una “compañera” de senda no infringiría la profunda fascinación que ha ejercido y ejerce a lo largo de la historia y que se evidencia en un reconocimiento que ha trascendido las fronteras nacionales.
(Ir al Cuento "Trueque")

Lilián Cámera

3 comentarios:

sibila dijo...

cuando experimentamos en la escritura, el texto asume una voz independiente, movida por el deseo.
valle hablaba de la visión en el aire, de los espejos cóncavos en el callejón del gato... todo mito es 'subvertible' en manos del titiritero.

sibila dijo...

lilián: le he dejado un comentario en 'meridiana bis'.
un saludo.

Meridiana dijo...

Sibila, las cuerdas oscilan al compás de las palabras, la subversión es una apuesta de riesgo pero... hay otra?

Un saludo y gracias por sus comentarios

Lilián