martes, 24 de abril de 2007

APOCALYPSE NOW






Hacia el mediodía, sintiendo próxima la tierra que nacía, la
muchedumbre de guerreros

intentó un canto de furia o salvaje alegría pero lo que salió de
su boca fue una blasfemia

atroz, un discurso de delirios, y nadie rió y todos miraron el
cielo.

Miguel Angel Bustos.


El invasor no lo sabe. En lo que alguna vez fue una cara quedan ojos inservibles.
La sombra de los helicópteros ahuyenta los pájaros. Acordes wagnerianos acompasan los ríos hostiles.

Oh Madre Oscura
déjame probar tu linaje victorioso
ofréceme el consuelo de los dioses
la copa de su gloria

Llueve. Y la selva va devorando músculos, cartílagos. Escupe los huesos sobre aguas cenagosas.

¿Quién lo arroja, temblando, al fin de los tiempos?

El invasor no lo sabe porque su corazón es opaco en las tinieblas.

Ellos matan porque están vivos. El mata porque tiene la muerte adentro, como relleno de su hueco.

¿Quién, temblando...?

Llueve. El invasor no lo sabe. Ya no es más un hombre.



Liliana Piñeiro

2 comentarios:

(j.g.) dijo...

«Entre la idea/ Y la realidad/ Entre el impulso/ Y el acto/ Cae la sombra/
Porque tuyo es el reino» escribió Eliot, versos para que la fiesta visual del Apocalipsis de Coppola nos sigan estremeciendo junto al mismo Kurtz en el corazón de las tinieblas.
gracias por tu texto liliana.

Meridiana dijo...

"Para venir a poseerlo todo/ no quieras poseer algo en nada" (San Juan de la Cruz)
Otro sería nuestro mundo si estas palabras fuesen escuchadas.
Gracias, J. G.

Liliana.