sábado, 30 de junio de 2007

ASUNTOS DE HILOS



Seguimos acompañados por las voces, desde ventanas alternativas
se abren pequeñas cortinados y nos muestran paisajes interiores,
esos cordeles tirados a través de alturas y precipicios, a traves
de hondonadas.
Toda senda es inicio. Bienvenidos pues, a desenvolver el ovillo o
no, a enredarlo, como gusten...


Lilián Cámera


******


alguien ordena mis pasos
yo obedezco apartándome como quien contempla
a la otra que fui

archivos de deseos
que no detendrán la muerte

en la nana idiota de la infancia
huesos del holocausto
el propio

lo sabido desgarra
la marca de mis pasos

la otra que soy.

silvia camerotto

8 comentarios:

(j.g.) dijo...

se dobla, se des-dobla,la otra que fue, que es, que no deja de no ser, furiosa hacia la vida que la reclama.
corre con lobos, también.

Meridiana dijo...

El Otro ordena nuestros pasos, roba nuestro cuerpo...Esta sensación de inadecuación y de pérdida nos acompaña siempre...
Un bello poema.

Liliana.

Meridiana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Meridiana dijo...

La otra que soy
que culmina
que reemplaza
que remueve
que reclama

Bellas palabras en un reflejo que no contenta.
Vanesa Aldunate

Meridiana dijo...

lo sabido desgarra
la marca de mis pasos...

una huella perdida en algún lugar
en alguna otra

gracias Silvia por su poema


Lilián

Anónimo dijo...

hola, me gusta su poema. me parecio haberlo leido en sueños o en tiempos inmemoriales, es que parecieron años- todos esos años-. una suerte de busqueda distraida, pero busqueda al fin. me alertaron sus palabras en un tarde aburrida. gracias silvia s.

Anónimo dijo...

silvia s. que libro me recomendaria? hay que esperar mucho para que por fin salga el suyo, que asi sea. gracias. ¿escribio monologos alguna vez o trabajos extensos? solo es una curiosidad slds!!! R.P.

meridiana dijo...

Silvia S: gracias por su visita y comentario.

Anónimo R.P. puede Ud. ir al blog de la autora de este poema y preguntarle, la dirección es:

http://desibilabis.blogspot.com/

Saludos

Lilián