domingo, 22 de abril de 2007

LA MIRADA SILENCIADA Y EL CANTO

Mitología Griega

ORFEO

Hijo de Apolo y de Calíope. Era tan hábil tañedor de la lira, que los árboles y las piedras dejaban su lugar, los ríos suspendían su curso y las fieras se juntaban a su alrededor para escucharlo. Eurídice, su mujer, fue muerta por la mordedura de una serpiente. Orfeo descendió a los infiernos para buscarla y conmovió con su música de tal manera a las deidades infernales, que éstas accedieron a devolverle a Eurídice, pero con la condición de no mirar hacia atrás hasta salir de allí. Mas Orfeo no pudo contener su impaciencia, y se dio vuelta para ver si ella le seguía, y al hacerlo Eurídice desapareció. La cabeza y la lira de Orfeo fueron llevadas por las olas de Lesbos. La cabeza cayó por la hendidura de una roca, y dio lugar a misteriosos oráculos. La lira fue trasladada a los cielos, dando nombre a una constelación.

Publicado por EDAF

Vanesa Aldunate

2 comentarios:

(j.g.) dijo...

«el canto es ser» «el canto es existencia» escribió el gran rilke en sus sonetos a orfeo («se siempre muerto en eurídice») «para un dios es fácil/ mas cómo lo logrará un hombre con su menguada lira?»

Meridiana dijo...

"Atravesado por el hielo de su error
colapsado por el canto
aullado de su amada
condenado a la soledad eterna"

Pero que bella musica la de la lira!!!

Javier: siempre inspiran sus palabras
Vanesa