jueves, 21 de junio de 2007

ABRIR LA PUERTA....

(foto Sabrina Dieguez)

Para ir a jugar...
y para recibir a quiénes desde un poema, un cuento, un ensayo, nos convocan
a la rueda del espejo.
Un ritual donde dejaremos la palabra sobre el altar, a merced de los cuchillos,
asistiendo al gotear de mundos ajenos.
La mirada del otro y nuestro ombligo muy cubierto, porque allí donde tiembla
una voz diferente, se abre la brecha en el bosque.
Es necesario adentrarse en tantas sendas como nos sea posible y vislumbrar
los paisajes con ojos prestados, tal vez ese ojo de instinto asesino que nos
separa y nos replica.

Nuestro primer Invitado sabe de estas cosas...

Lilián Cámera


***

AL FILO DE LA NOCHE

Escribo en mitad de la noche,
para el duro filo del silencio escribo
de la inmensa noche que pasa
por dentro. Y cada quieto cuervo
del alma en su tiempo, escuchará.

Y cada astilla en su vuelo dará testimonio,
hablará tal vez como esas flores hablan
-las que dedican a veces los vivos
a sus propios muertos, en mañanas de frío

y niebla sucia. He dicho que escribo
y digo ahora que temo romper el espejo,
llenar de sangre estas manos:
cuando se haya ido el amor y no deje
resquicios el aire, ni otra esperanza.

Que todo infierno es ahora,
que es tan alta la noche y no puedo
morir de puras palabras. Que no puede
siquiera morir este trazo de nieve
o de lenta, tan leve ceniza.

Alejandro Drewes

6 comentarios:

Meridiana dijo...

"Que todo infierno es ahora
que es tan alta la noche y no puedo
morir de puras palabras..."

Del infierno de ciertas noches, la poesía es apenas un rastro de ceniza...
el signo como un resto necesario
Gracias, Alejandro, por la belleza de tus versos

Liliana.

Meridiana dijo...

Bellísimo poema, Alejandro!!!
Realmente tan nostálgico y solo.
He querido morir en puras palabras, miles de veces. Nunca he llegado a expresarlo con tanta exactitud y delicadeza.
Muchas Gracias, uno realmente puede sentir ese terrible filo de la noche.
Vanesa Aldunate

Anónimo dijo...

Realmente me gustaron mucho los poemas de Drewes, que tristeza infinita despliegan...
De alguna forma uno siente un nudo en la garganta cuando lee ciertos
versos.
Es lo que brinda la poesía no?

Agradecido

El Levitador

Centro de Estudios Poeticos ALETHEIA dijo...

Querida Lilian, aunque de acuerdo a mi inveterada costumbre, llego tarde a todas partes, tambien a este bello sitio, en donde han tenido el gesto de alojar este poema. No hay con que ni como agradecer tanto, y estas palabras desde tu mirada. Nos hermana desde hace años esa misma busqueda de la Palabra en el mundo, y lo que reconoce en este poema tu mirada y tu angustia.

Por todo eso, simplemente gracias y mi abrazo

Alejandro

Centro de Estudios Poeticos ALETHEIA dijo...

Querida Vanesa, me queda decirte lo que otro dijo mucho que yo: "...que uno mes lo que es, y anda siempre con lo puesto."
Y lo puesto son las palabras con que exorcizar el dolor de existir, de andar errando este tiempo entre los otros. Por eso conforta siempre esta compañia a lo largo de las estaciones del viaje.

Gracias y un gran abrazo


Alejandro

Centro de Estudios Poeticos ALETHEIA dijo...

Estimado amigo, sin duda: es lo que deja, el invisible poso, de la Poesia.
Gracias por tu lectura.

Un abrazo

Alejandro