sábado, 25 de junio de 2011

Peste Bufónica*

hartó

¿terminó mal
                       antonin artaud?
¿o está bien muerto en su ataúd de pus ardida
                                       harto de hipócrates
                                             y otras injurias de la ley?
                   : antaud desfigura edipos
                             triturados con su morisqueta de afear
       se iba o fue por tragar brujas kabuki
                  cucos mexicanos burbujeantes como moscas
          escandilado
desparrama sus perlas de miedra
                             sobre los secos institutos
                    ¿qué hacés antrod? ¿no te dejabas agregar?
: en el esfuerzo      estreya
                   brota de ojal u ojete un antodyn artod
                                    flamante de sí mismo que
                        deja su cáscara o cascárria
                      flotar en las viejas cloacas del paris
                     “¿cómo se entiende?” preguntaron miliviles
     -deshago imperfetos     embocados    esquizitos
                                           arruino
                                                  los antojadizos antifaces
                tram       truc       antrin     antrok
              eso no te podían permitir
                         ni te permitían poder artodyn
: indujeron la falta hasta por las cucas arteriales
                    te cayeron
                             íste de la curda realidad
                                       a esta famélica ficción
            en que muerto estás en tu artaúd
              ¿o seguís produciéndote en la fricción
                                   destos trozos de tramoya
                        partís flujos
                      como si fueran cuerpos de crujir
                                          deseantes de vos
                                                            antonito?
                                eso no se sabe
                estamos como monos que hacen grazia
: quizás vendrían nuevas especies trans umanas
                   a empalmar los siete sexos
                             que se abren
                         a tu nabe de agujeros
                        por ahora      solo
                                     nos queda desarmar
            la vida muerta
despeyejar
                el animal humano
                                           y el artilujio
                       de enterrarlo
        en la garganta gigante de la lengua


Daniel Martucci**

*Reeditado recientemente por La Más Médula


**Ver Cámara Profana y datos biográficos

2 comentarios:

Liliana dijo...

Martucci opera sobre la lengua,en un oscuro movimiento de torsión, transgrediéndola hasta en su ortografía...

¿De qué otra manera escribir sobre Artaud...?

Arlane dijo...

¿cómo decir así, tan lejos de lo sabido, tan atrás?, su poética cala hemisferios proclives a imaginar. Esto sí que me conforta, gracies