martes, 8 de junio de 2010

filo



debo sujetar mi voz -o caerá con filo- dejando en el aire
una hendidura.

puesta en evidencia mi virtud, con venganzas ligeras
lastima mi alfabeto.

temo heridas futuras
de bordes imprecisos


Piñeiro Liliana, Acto verbal, Ediciones del Dock, 2010



(ver otros poemas)

14 comentarios:

Apolodoro dijo...

Muy lindo eh!! me gusto

Arha dijo...

palabra peligro
en la herida, belleza


muy bello, liliana

abrazos!

julieta dijo...

me encantó "día a día" que está en meridiana bis.

hermoso, lili.

un beso grande.

meridiana dijo...

Tanto tiempo, Apolodoro! Bienvenido al blog!

saludos, Liliana

meridiana dijo...

Arha: más allá del elogio (que agradezco, claro), la ubicación de la belleza en el comentario dialoga con el poema en el mismo tono...

gracias nuevamente

Liliana

meridiana dijo...

Julieta: hay en "Día a día" un punto de desvanecimiento...tal vez necesario para proseguir

un fuerte abrazo

Liliana

Alucard dijo...

Las cicatrices que produce una herida pueden sanar, pero la hendidura que profana una palabra en el aire, y que se riega por el viento, sólo puede entenderse por aquél o aquella que la profana.

Muy buen texto.
Saludos

DaliaNegra dijo...

Poderoso filo el de la palabra...
Un beso,Liliana***

meridiana dijo...

Alucard: hay algo de sagrado y de profano en todo lenguaje...no?


saludos

Liliana

meridiana dijo...

Dalia: un filo de los más poderosos, en mi opinión.

beso, Liliana

Adara dijo...

mas allá del filo…
la potencia marca el dolor
No sana.
somos presas
para siempre.

Un texto excelente.
Un abrazo muy grande

Adara

meridiana dijo...

Gracias, Adara! Tu comentario es siempre bienvenido

abrazo, Liliana

liliancamera dijo...

Liliana, repuesta ya de mi exilio "forzoso" no podía dejar de pasar por aquí para recomendar tu libro, leído de primera a última página con placer y compartir esa herida de bordes imprecisos: la palabra.

un abrazo


Lilián

meridiana dijo...

Lilián: a compartir esa herida, nomás.