lunes, 1 de marzo de 2010

TRAGEDIA Y LEY



Ella está sola en sí misma, embarazada…

“Hay una distancia irreductible entre el discurso del derecho y el de la experiencia. Y la experiencia del aborto dice que el cuerpo no cabe en el derecho, que la tragedia no se resuelve jurídicamente, que hay poderes no legítimos y derechos impotentes.
Las mujeres ejercen un poder al que no tienen derecho; tienen el poder de infringir la ley. En él reside la fuerza que hace valer la lucha por su legalización: si la ley puede garantizar el ejercicio de las libertades, nos interpela Levi-Strauss, éstas no existen más que por un contenido concreto que no proviene de la ley, sino de las costumbres. Quienes rechazan esa fuerza niegan la parte de la leona que las mujeres tenemos en la experiencia, desconocen ese poder como si fuera peligroso. Y lo es.”


“El aborto es siempre una experiencia trágica”


Laura Klein*

* * *
 
requiem II
                                                  una pequeña mutación
                                                  me deja injusta



desde cuándo insiste la vergüenza
de no extrañarte

legado el recuerdo
como madre en ciernes
despoja
pulmón suave
crispa de medusa
en arco te empecinas

¿para quién, la piedad?

dado y diferente
no darás tu salto
convoco esta curva que avanza
hacia los dos

entorna, hijo

                       a tientas
                       hincado
                       lo arrebata


Liliana Piñeiro**


* Laura Klein, Fornicar y matar. El problema del aborto, Planeta, Buenos Aires, 2005

**Liliana Piñeiro, Algo sobra en las delicadas patas de los insectos, La Letra Muerta, Buenos Aires, 1999

36 comentarios:

Magica Follia dijo...

Exquisito tu poema Liliana. Denuncia y ternura aunadas le confieren una fuerza conmovedora. Felicitaciones! Un beso!

julieta dijo...

coincido con Mágica en que el poema de Liliana es exquisito.

en cuanto a la cita de Laura Klein, hay algunas cosas que me incomodan. me incomoda sobre todo la frase "El aborto es siempre una experiencia trágica". es una frase muy parecida a la que dice la Iglesia católica (creo que la Iglesia dice que es una experiencia traumática o algo así). sé que Laura Klein está a favor de la legalización y he leído su libro, no sin cierta incomodidad, nuevamente (las razones no vienen al caso). y me incomoda también la forma en la que está escrita la frase: "El aborto es siempre...". suena muy parecida a "El aborto debe ser...(una experiencia trágica)". es muy probable que sea una experiencia trágica. yo nunca lo hice. sí lo hizo mi madre. para ella no fue trágico. y trágico es más o menos todo en la vida.

nuevamente, el poema de Liliana es un diamante que reluce siempre.

un beso grande.

meridiana dijo...

Mágica: gracias!

conmover con su escritura, para un poeta, es un gran elogio...

beso
Liliana

meridiana dijo...

Julieta: Me parece que, en este caso, el término "tragedia" alude a lo irresoluble del conflicto. Tomo aquí una definición de Eduardo Grüner, que puede aclarar el sentido en el que L. Klein lo toma:

"Lo trágico es, justamente, lo que excede la capacidad de simbolización discursiva pero al mismo tiempo, la determina, en un choque perpetuo e irreconciliable entre el discurso y algo del orden de lo real"

Yo creo que Klein ilumina, en su libro, un costado inusual del que no da cuenta el derecho: el de la experiencia de una mujer cuando decide abortar. Esta experiencia desborda cualquier ley, aunque se esté a favor de la despenalización del aborto, por supuesto. Por otra parte, hay distintos tipos de abortos ("Fornicar y matar" es muy exhaustivo al respecto)y el poema alude a uno de ellos.

Y Julieta, gracias por tus palabras para mi poema...

un abrazo

Liliana

Basquiat dijo...

tu expresión sobre este tema ha sido sublime.
un fuerte abrazo.

Lilián dijo...

Creo entender lo mismo que explica Liliana con respecto al uso de la palabra tragedia, no obstante Klein polemiza con algunos sectores del feminismo, es cierto. Leí su libro con mucha atención y puedo dar cuenta que sería para debatir largo y tendido. Con algunas cuestiones acuerdo, con otras no, apoyo la despenalización y la legalización, que cualquier mujer pudiera acceder a atenderse en un hospital público, evitaría la muerte de muchas a causa de un aborto hecho en condiciones inaceptables. Esas muchas de que estamos hablando, corresponden a un sector de la sociedad que no puede resolver con dinero (porque no lo tiene) la atención con un médico y en las condiciones de asepsia necesarias para una semejante intervención.
Doblemente trágica entonces la experiencia si además de una decisión que no es fácil (y con la que se carga interiormente, seguridades y principios aparte) se agrega el riesgo de perder la vida.
Lo que ya me parece también inaceptable es que seguimos sujetos a los mandatos de una Iglesia que intenta regular para todos, creyentes y no creyentes, lo que es una decisión personal, íntima y donde se juega el propio cuerpo.

El poema es muy bello y da cuenta de algo que es casi incomunicable, como dice Liliana, la experiencia trunca de la maternidad que se anhela.

julieta dijo...

gracias, chicas, por sus comentarios. me ayudan a entender un poco más.

muchos besos.

emeygriega dijo...

Me cuesta mucho comentar sobre este tema (el poema es bellísimo), ya tuve problemas en otro blog por ésto.
No soy abortista -entiendo que nadie lo es de todas formas- pero no descarto cambiar de opinion si alguien me da argumentos distintos a:

-es el cuerpo de la mujer y ella decide (NO. No es el cuerpo de la mujer, no es un lunar)

- es un problema de mujeres (No lo es. No podría haber problema como no haya el rastro de un hombre en tu cuerpo, por lo tanto el hombre es algo más que partícipe necesario. Tambien es algo más que un otro cuyos fluidos tienen efectos colateraes en nuestro organismo)

- le pasa a las mujeres pobres (cuando las mujeres pobres puedan sentarse en la mesa a dar su opinión sobre aborto y ligadura, volvemos a hablar. Mientras tanto, las decisiones sobre el cuerpo de una mujer no pueden estar en manos de otras, más pensantes, más "instruidas")

- La constitución prevé perfectamente los casos que naturalmente deben ser contemplados.

Y ahora sí, coincido con ustedes y creo que podemos llegar a un acuerdo: los jueces deben administrar justicia, no hacer copy paste de la letra fría.
La ley dice que la salud de la mujer gestante está por encima de la salud del embrión.
Es entonces cuando los jueces -hombres y mujeres, aquí ambos tienen derecho a ejercer su función y a interpretar la ley- deberían entender la salud en un sentido amplio, integral. La psiquiatría es una rama de la medicina, no es una ciencia alternativa.
Peritos psiquiátricos deberían estudiar junto a equipos interdisciplinarios si una mujer puede o no avanzar con el embarazo si su salud mental y emocional está en riesgo.

Lili, te adelanté que el tema me incomodaba, sobre todo porque debo "alinearme" en este tema con católicas y boludastras de todo tipo que son las mismas que quieren matar a un niño de 12 años porque le quiso robar el auto.

No soy de derecha, no invoco cuestiones religiosas, no soy impía con mis congéneres. Creo simplemente que una vida es única, es un pequeño destello de luz por el que deben velar hombres y mujeres.

Las mujeres de clase media saben desde hace 50 años cómo evitar un embarazo. Podríamos instarlas a tener un sexo responsable de igual modo que a los varones.

Besos a todos y disculpen si ofendo a alguien, no es la intención, todo lo contrario.

emeygriega dijo...

Con permiso, tomaré la cita de Celan para mi blog porque es extraordinaria.

julieta dijo...

¿por qué esa insistencia en estar sujetadas a la voluntad de un hombre? ¿en nombre de qué? ¿por cuál motivo? ¿en nombre del embrión acaso? y si el embrión es una "vida única", ¿qué diferencia hace que muera por decisión de una sola persona (la mujer) o por decisión de dos (el hombre y la mujer que se ponen de acuerdo en matarlo)? ¿y por qué no pedir el acuerdo de tres o cuatro? ¿a qué le tememos? ¿qué es lo que nos hace querer seguir queriendo estar sujetas a la voluntad de un hombre? yo no lo entiendo. honestamente, no lo entiendo...

meridiana dijo...

Eme: avanti con la cita de Celan. No somos propietarias de su palabra. Y es una alegría para nosotras que la misma trascienda a nuevos lectores/as, gracias a nuestro humilde aporte.

En un rato va mi comentario respecto al tema del aborto

saludos!

Liliana

meridiana dijo...

Y gracias, Basquiat, por tu comentario...

beso

Liliana

emeygriega dijo...

Julieta, no entiendo tu comentario.

Lo que te sujeta a un hombre es aquello que hizo que su esperma entre en tu cuerpo, sea la razón que fuera.
Una vida es única, en efecto.Lo es la del hombre en la silla eléctrica, lo es la del marginal quemado por el paco, la es la tuya y la mía, que fuimos inexorablemente embriones.

Un ser humano no se define por decir ajó ni usar chupete, tampoco por usar bigote. La ciencia, la filosofía y el arte coinciden en ello.

Ni vos sola, ni con el hombre podrían decidir la muerte de nadie. Se necesitan más personas, tal el caso de la eutanasia, que conozco un poco mejor.

Avalo los derechos de un embrión como avalo todas las vidas en su conjunto, silentes o no.

Por último hay algo que nunca entendí respecto del activismo abortista: ¿le tienen desprecio al hombre? No cojan con él, chicas! Búsquense novia¿qué es esta moda de tratar a un hombre como si fuese un bicho canasto?

Julieta, perdoná mis excesos. El diálogo escrito nos priva de la gestualidad y de la mirada franca a los ojos. Escribo tal cual hablo. Pero en un blog queda muy altanero, lo sé.

Igual es muy lindo discutir, tan lindo como comulgar, significa que respetamos al interlocutor. Yo en blogs boludos lisa y llanamente no entro. Y éste blog es un lujo.

Gracias y besos.

julieta dijo...

personalmente, no les tengo ningún desprecio a los hombres (y me molesta tener que aclararlo). cojo con ellos y seguiré cogiendo. eso no significa que tenga un hijo de alguno de ellos si no quiero tenerlo. mejor sería que ellos tuvieran un hijo con una mujer que sí quisiera tenerlo, en lugar de obligarme (o de que la ley les de la posibilidad de obligarme) a mí a tener uno que no quiero. (más aún, una ley que permitiera abortar a las mujeres sólo con el consentimiento del hombre me parece más opresiva que la prohibición del aborto y sin duda las mujeres que no contaran con el consentimiento del hombre seguirían abortando ilegalmente. de nuevo, no imagino una ley más opresiva acerca del aborto. que yo sepa, en ningún país donde está legalizado el aborto se solicita el consentimiento de nadie más que de la mujer).

vos decís: "Ni vos sola, ni con el hombre podrían decidir la muerte de nadie. Se necesitan más personas"

¿cuántas? sospecho, siempre sospeché, que la pretensión de que una mujer no pueda abortar sin el consentimiento del hombre es otra forma que adopta el argumento conservador de que un embrión es moralmente igual a una mujer. y, moralmente hablando, un embrión no tiene nada, pero nada, que ver con una mujer.

la eutanasia y el aborto son dos de mis temas preferidos y sobre los que más leí y escribí.

saludos.

julieta dijo...

con respecto a la eutanasia, no entiendo por qué decís que se necesita más de una persona. se necesita a un médico o una médica para que lleve a cabo la decisión, pero no para que dé su consentimiento a la decisión de la persona enferma. la decisión de realizar esa práctica pertenece (o debería pertenecer) solamente a la persona enferma y a nadie más. en nuestro país, de todos modos, está prohibida.

emeygriega dijo...

En los países donde se permite la eutanasia interviene el enfermo o su tutor legal, el médico o el comité médico que lo avale y la justicia.
En los países donde está prohibida la eutanasia, como éste, se realiza de facto y otra vez: deben intervenir muchas personas. No lo leí ni lo escribí: lo viví.

No sé por qué te molesta aclarar que no despreciás a los hombres, primero porque no hablaba de vos sino de algunas activistas abortistas. Por otro lado, podrías despreciarlos, muchos hombres desprecian a las mujeres.

Un embrión no se parece a una mujer o a un hombre en términos morales (eventualmente serían éticos) sino genéticos.
Si no querés tener un hijo con un hombre podés utilizar métodos contraceptivos, pero si no los usaras y quedaras embarazada ese hombre es parte del asunto más allá de tu voluntad. Ignorarlo es sexista y si la misma teoría la esgrimiera un varón te parecería decidamente jodida y opresiva.

Julieta, no creo que haya un solo tema en el mundo que sea de mujeres ni de hombres. La más fabulosa campaña contra el cáncer de senos la ví en Brasil, donde una secuencia mostraba a hombres con la remera de la campaña: el slogan es "Es mi hermana. Es mi hija. Es mi madre. Es mi esposa. Es mío".

Bueno, te saludo y te dejo una pregunta: si te parece que un varón no debe meterse en tu gestación ¿podemos eximirlo de pagar la cuota de alimentos nacido el niño si él no avaló el embarazo?
Pregunto porque si pedimos igualdad ante la ley, no veo por qué el hombre debe solventar al hijo hasta la mayoría de edad.
Queda claro que opino que no solo debe solventarlo sino que la mujer debería tener licencia laboral con goce de sueldo de un año por maternidad, un proyecto en el que trabajo hace años.

Saludos.

julieta dijo...

en los países donde se permite la eutanasia, interviene el médico o médica, pero el único que puede pedirla es el paciente. es una práctica que se hace sólo a requerimiento del paciente y de nadie más (y mientras se cumplan ciertos requerimientos, nadie puede negársela). lo que se hace acá no es eutanasia sino retiro del soporte vital o interrupción de un tratamiento. y, nuevamente, el único que puede decidir si se retira un soporte vital o se termina un tratamiento es el paciente. en caso de que el paciente no pueda hacerlo, deciden los familiares o las personas más cercanas. en caso de que no se pueda, deciden los médicos. si los médicos no pueden, decide la justicia, como último recurso. es la posición que tiene un médico argentino que se llama Carlos Gherardi y que escribió un libro titulado "Vida y muerte en terapia intensiva". acerca de cómo funciona realmente el retiro de soporte vital o la interrupción de un tratamiento no tengo idea. puede ser que funcione mal o de una forma moralmente incorrecta.

la igualdad genética no otorga igualdad moral ni legal. ¿y exactamente de qué "asunto" el hombre sería parte? yo no digo que la mujer no lo consulte, no lo charle, no lo hable. digo que la decisión última corresponde a ella y a nadie más. cualquier hombre que tenga relaciones con una mujer debe saber que, en caso de embarazo, la decisión última le corresponde a la mujer. así nadie se sentirá engañado, defraudado, ni despreciado. la ley no puede avalar (y en ningún país donde está legalizado el aborto lo hace) que un proceso que tiene lugar exclusivamente en el cuerpo de la mujer sea tema de decisión de otras personas además de la mujer. y no sólo es un proceso que ocurre exclusivamente en el cuerpo de la mujer sino que sobre ella recaerá la mayor parte de la crianza. de nuevo, una ley que otorgara el poder de veto al hombre me parecería totalmente abusiva y humillante. y además, ¿qué se supone que la ley debería hacer con aquellas mujeres que quieren abortar de todos modos? ¿deberíamos encarcelarlas hasta el momento del parto?

si una de las partes no quiere descendencia, no debería haber descendencia. esto significa que considero que una mujer no debería tener un hijo de un hombre que no quiere tenerlo. ¿se lo puede eximir de pagar la cuota de alimentos? no tengo idea. es un tema y un debate en el que no he investigado y no tengo idea de cuáles son los argumentos a favor o en contra. y desde ya que no considero que se pueda obligar a la mujer a pasar por un aborto. nuevamente, tanto el embarazo como el aborto son procesos que tienen lugar exclusivamente en el cuerpo de la mujer. y nadie más que ella puede decidir acerca de ellos.

realmente no veo qué es lo terrible de dejar la decisión en manos de las mujeres. de qué queremos prevenirnos al meter a los hombres. ¿por qué un hombre no podría entender que la decisión es nuestra o por qué se opondría a que la decisión fuera solo nuestra? en vez de obligarnos a tener un hijo que no queremos ¿no sería más sencillo tener un hijo con una mujer que sí quiere? nuevamente, a qué le tenemos miedo. ¿es que acaso nos consideramos tan estúpidas o locas como para no poder decidir con dos dedos de frente?

el tema de las licencias por maternidad también es muy complicado. ¿por qué la licencia debe ser para la madre? ¿por qué no una licencia opcional que la pudiera tomar tanto el padre como la madre?

en fin. la discusión es larga. besos.

emeygriega dijo...

Lili: y? Me engañaste!

Julieta: los países en los que la eutanasia es legal requiere de terceras personas casi siempre. Una persona con un ACV no puede decidir- Alguien que tenga un gliobastoma tampoco. Un accidentado de tránsito con lesión cerebral tampoco. Requerirá de un familiar que decida por él, como mínimo.
Respecto de nuestro país no te hablaba de las prácticas legales sino las ilegales, que son frecuentes e incluyen a una buena cantidad de personas.
Aún que una persona dejase por escrito, en pleno uso de sus facultades y ante escribano su decisión de dejarse morir, no sirve para lograr un fallo judicial favorable, creeme.
Por lo menos así me tocó vivirlo, no sé si la ley se modificó.

No insistiré con el tema del aborto pues veo que no encontraremos puntos de acuerdo: si un embrión no reviste categoría de persona, no veo por qué la decisión es tan traumática, extirparlo y a otra cosa mariposa.
Hay hormonas abortivas que un médico de tu confianza te recomedará para que pierdas el embarazo sin más que un legrado posterior.

Si una mujer no quiere tener descendencia, no la tendrá se acueste con el más ferviente papá vocacional. Si sos tan dueña de tu cuerpo y estás medianamente informada, con comprarte un test de ovulación en Farmacity y un preservativo es suficiente.

Evidentemente la reproducción para vos es un tema de género y para mí no. Solo dejarme decirte si sos feminista que un hombre no tiene por qué tener un año de licencia pues no tiene que amamantar ni asistir al bebe como debe hacerlo una mujer.
Para terminar, no todas las mujeres son sojuzgadas por hombres ni tienen que "prevenirse" de ellos. La presidente es odiada por misóginas más que por misóginos.

Yo al menos nunca debí prevenirme de ningun hombre, los amo, no les temo, no me han dañado,nadie quiso embarazarme a la fuerza- ni hubiera podido, de todas formas- ni veo qué cosa temeraria sugerís que hay en el proceso compartido por ambas partes.
Un hombre no es un expendedor de esperma ni un testigo de la fecundación: es protagonista indiscutible.
En mi opinión, además, un hombre es un sello en la vida de una mujer hetero o gay y contraparte en todos los órdenes de la vida emocional, laboral y social.

Listo, un beso y hasta el próximo debate.
Gracias a todas.

Lilian dijo...

Eme: este no es mi post pero como integrante de Meridiana y viendo lo que se plantea en tu debate con Julieta siento la necesidad de aclarar algunas cuestiones, así que con permiso de Liliana y aclarando que es MI pensamiento al respecto, no necesariamente la de mis compañeras.

Respeto tu consideración a toda vida y como tal lo que eso significa y de ahí que no apoyes el aborto. Para no oscurecer voy a hablar de aquel aborto que la mujer y su pareja, o la mujer sola decide y que significa de acuerdo a la ley vigente, el ser sujeto pasible de un proceso penal.

Las otras posibilidades que vos mencionás contempladas en la ley, lamento decirte que existiendo, no son de fácil cumplimiento ni todos los jueces se alinean para efectivizar la norma. Casos resonantes los habrás escuchado en los medios, donde los padres de menores violadas o incapaces con deficiencias mentales por ej. penaron por los hospitales sin que los médicos cumplieran incluso con lo ordenado por un juez, o jueces que se toman un tiempo del que se carece porque el aborto que especifica la ley puede practicarse hasta un tiempo determinado del embarazo.

Parece que todos nos cortamos las venas por la vida en ciernes sin pensar siquiera la clase de vida que podrá llevar un niño que arrastra tras de sí una de estas historias o simplemente un niño que no se quiso, no se quiere ni se querrá. Podemos debatir incluso el tema del llamado "instinto maternal" dando por sentado que cualquier mujer por el hecho de ser mujer, tiene como anhelo ineludible la maternidad. Yo digo a estas mujeres que no quieren ser madres obligarlas a ser madres... y no me digan de la posibilidad de dar en adopción, en un país como éste hablar de posibilidades en la adopción es una mentira gigante.

Lilian dijo...

sigo:

Por otro lado la idea de relacionar sexo-reproducción es algo que me molesta profundamente porque no la siento en absoluto relacionada. Por supuesto que avanzado el siglo XXI hay métodos anticonceptivos por doquier, tienen todas las mujeres acceso a esos métodos? tienen todas la educación sexual adecuada? hablamos de la clase media o instruida o hablamos como vos decís de las pobres? sí, ellas no son sentadas a ninguna mesa de debate porque son las que se mueren, temo contradecirte, no es un grupo de mujeres el que habla por ellas, la voz es abstracta, es la voz de la ley. Como ya dije, las que tienen la plata se lo hacen y ya, las que no, terminan en una guardia jugándose la vida porque acuden a "parteras", amigas, o se meten una percha. Por qué hay que obligarlas a pasar por esto? Por qué si para ellas lo mejor es no traer otra boca más para compartir la miseria, desde nuestra moralidad intentamos que las cosas sigan estando como están?

Y a las que no ignoran nada y tienen todas las posibilidades, no es factible que algo ocurra y pese a todo quede embarazada? Es que no hay casos de mujeres que con DIU o preservativos igual concibieron porque el método falló? Qué hacemos? Lo sobrellevamos como podemos? Repetimos como oración fúnebre “ hemos venido a esta vida para sufrir”?

Es lo que reprocho a quienes tienen una posición contraria al aborto, que me parece bárbaro que defiendan sus principios pero por qué intentan imponerlo al que piensa diferente? Si yo estoy a favor de la despenalización y de la legalidad del aborto no es para obligar a nadie a que deje atrás sus valores o creencias. Así cambie la ley mañana
una persona que considera que hay que preservar la vida desde su primer inicio no saldrá corriendo a un hospital a practicarse un aborto. Pero la ley no debiera redactarse para una conciencia ni para una religión, cuando veo las Rominas Tejerinas, siento una gran impotencia, de qué forma pudo dar cuenta la ley de lo que le pasó a esta mujer? Y eso es un poco me parece, de lo que se habla cuando usamos la palabra tragedia, de que el cuerpo no es un ente abstracto ni un artilugio, es verdad, un aborto no es un lunar que se quita o una cicatriz que se disimula, pongamos el argumento que pongamos, a la hora de los bifes, la que está en la camilla es una la mujer, el útero que se raspa es el de una mujer y de salir mal, la que va a sufrirlo o a morir es una mujer.

meridiana dijo...

Eme: Nooo! No te engañé! Pero tuve mucho trabajo hoy, y recién a la noche pude sentarme para escribir algo…
Ante todo, te agradezco que participes en el debate. El tema es complejo y tiene muchas aristas, todos los aportes ayudan a pensar.

Por supuesto, yo tampoco soy “abortista”…el aborto es un recurso extremo, pero se trata de abordar su despenalización, y las razones para justificarla. Creo entender que, en tu comentario, estás a favor de una legalización restringida, previa evaluación de los jueces y peritos sobre la salud física y psíquica de la mujer embarazada.
En mi opinión, yo veo algunos problemas en esa evaluación…en especial si se la toma como determinante para autorizar el aborto. Con respecto a la salud física puede ser, pero con respecto a la psíquica, veo dificultoso establecer un criterio. ¿Podría tomarse el “deseo” o “no- deseo”? E inversamente, ¿cuál “deseo” sostiene la decisión de tener un hijo? Cito aquí a L. Klein:

“La palabra “deseo” no forma parte del léxico específico del derecho ni supone un objeto determinado psíquicamente ¿Quiénes serían, entonces, los encargados de medirlo? A menos que se rebaje el deseo a la voluntad declarada ¿cómo saber si fue el Deseo el responsable de un Parto u ocupó su lugar el Deber Ser, la inercia conyugal, o la necesidad de trascendencia en un mundo que no ayuda a la realización personal?”

Considerando que hay muchos tipos de abortos (en el caso de embarazo debido a violación, por malformaciones en el feto detectadas en los estudios genéticos, en embarazos con riesgo de vida, en abusos de mujeres con retraso mental), y que las cifras de muerte por abortos clandestinos en mujeres pobres son contundentes, creo que una legislación amplia sería la mejor solución posible, dados los elementos en juego.

Te recomiendo que leas “Fornicar y matar”: hay varias puntas para seguir pensando este tema…

un abrazo

Liliana

Lilian dijo...

y por último:

No quiero con esto quitarle al hombre nada ni minimizar su intervención en la conformación de un embrión, pero acuerdo con Julieta que la última decisión la tiene la portadora de la panza, no te pueden obligar a tener un hijo, o sí, se puede y se ha hecho durante cientos de años, tal vez sea hora de que no. Tal vez alguna vez seamos realmente soberanas y no lo digo sólo en el caso del aborto, tal vez lo seamos en el embarazo deseado y la venida al mundo de un hijo, situación donde la medicina hace rato tomó la posta y es el nuevo Dios que se venera y al que se debe obedecer, pero esto ya sería tema de otra entrada.

Es increíble que todavía exista un artículo del código penal para estos casos, estamos hablando de una mujer que aborta como una delincuente, a los consultorios de quienes pueden pagar un médico no va sólo una mujer, hay muchas parejas tomaditas de la mano. Hay decisiones entre dos y a veces no, a veces hay abandono, hay muchas chicas jóvenes que no saben para donde disparar y menos aún se encuentran en la posibilidad cabal de criar un hijo. Hay mujeres que están seguras de lo que pretenden para sus vidas y tienen firmeza en su convicción. Hay muchos y diferentes casos, ninguno de ellos los contempla la ley actual. Encuentro que es un tema sobre el que el Derecho es impotente.

No concuerdo en asumir que porque alguien defiende su idea respecto del aborto como decisión personal de la mujer, automáticamente se alinea como enemiga de los hombres o se presume lesbiana. Julieta no debió aclarar que le gusta coger con hombres, no es necesario aclarar cual es nuestra elección sexual para asumir una posición pro-aborto (ni anti- aborto)no solo cuestiono el binomio hombre – mujer, sino el control que se ejerce desde el poder sobre la sexualidad y que determina como, cuando y de que modo, serán aceptadas o rechazadas conductas individuales, y estos mecanismos de control, impulsados a establecer lo que es “normal” es lo que nos impide pensar en otros devenires posibles. En todo caso y hablando desde lo personal a mí no me define ni me definirá un hombre, no seré más ni menos ser humano por tener un hombre al lado ni por las relaciones que pueda establecer con ellos o con otras mujeres.

En este sentido no sé si en todos los casos es exigible una pensión alimenticia al hombre, habría que analizar todos los matices (hablamos de dos que trabajan? de una mujer que se quedó en la casa con sus hijos y las tareas del hogar? de una mujer que gana más que el hombre?) Así como opino sobre el “instinto maternal” (para mí una construcción social) me parece que un hombre podría pedirse la licencia que actualmente se da a la mujer en razón del nacimiento de un hijo y voy más allá, si le gusta criarlo y las cosas de la casa, que las haga. No veo por qué no puede haber intercambio de los roles asignados y que la mujer se dedique por ejemplo a trabajar mientras el padre se dedica por completo a su hijo.

En fin, creo que es mucho aún lo que queda por decir y creo que hay multiplicidad de miradas, espero haya más aportes al debate, entiendo que lo que se dice es desde el respeto y la sana idea de confrontar opiniones. Igual para mí tampoco es un tema fácil
de tratar.

Saludos a Julieta, Eme, Liliana y todos los que han querido expresarse o simplemente
leer este post

Lilian dijo...

Hubo un error, a quien acusa de engaño Eme es a mí, porque le prometí contestar rapidamente, es el problema de un blog que tiene Liliana y Lilián, a quienes los demás llaman Lili...

emeygriega dijo...

Lo importante es no ser Lili-ta! despues Lili-án, Lili-ana, Vanesa, Julieta son todas interlocutoras sensacionales.
No hay que temer a la discusión y menos al conflicto, el conflicto es el fosforito que enciende las peores pero las mejores cosas tambien.

Gracias a todas por el convite y por si sirve de algo, Julieta, te cuento que mi madre opinaba como ustedes. Porque en casa se hablaba y se discutía, es que me permito disentir y adherir con amor con quien merece.

Como Cuervo reivindico el amor y el odio, pero ése me lo reservo para los bobos, no para los que se toman la tarea de pensar.

Que descansen.

julieta dijo...

hola eme: venía en el taxi pensando con qué me encontraría al ver los comentarios. el tema del aborto (y los temas de género en general) me resultan apasionantes y aunque pueda sonar enojada, no me enojo. ya nos conoceremos en persona. me gusta discutir pero a mí tampoco me gusta odiar a nadie.

en cuanto a la eutanasia, te recomiendo en serio el libro de Gherardi. el tipo tiene una mirada muy novedosa y realmente interesante sobre las cuestiones del final de la vida.

un beso. y que todas tengan dulces sueños.

Sweet and Tender Hooligan dijo...

pues no, el aborto no es siempre una experiencia tragica
lo que lleva a el y la sociedad si es una experiencia tragica

meridiana dijo...

Leonor: Así es,en nuestra época, la experiencia trágica se constituye en relación a alguna legalidad.

saludos

Liliana

meridiana dijo...

Mmm...aunque creo que la legalización es absolutamente necesaria, no creo que la ley disuelva absolutamente los términos del conflicto...

Viene bien aquí una cita que habla de un poder femenino que se ejerce de todos modos, más allá del derecho y otros discursos(aunque, en nuestro país, las condiciones de su ejecución dejan expuestas a las mujeres pobres al riesgo de su vida,o las lleva a situaciones desesperadas, como en el caso de Romina Tejerina, por lo que se hace imprescindible la despenalización del aborto):


"El aborto es una materia moralmente problemática, pastoralmente delicada, legislativamente espinosa, constitucionalmente insegura, ecuménicamente conflictiva, sanitariamente confusa, humanamente angustiosa, racialmente provocativa, periodísticamente explotada, personalmente sesgada y ampliamente ejecutada."


John Mc Cormick


Gracias a todos/as por participar

Liliana

Anónimo dijo...

Les paso la opinión del presidente del Colegio de Abogados de Capital Federal:

"Tal cual anticipé hace unos días, voy a expresar mi opinión en
materia de la interrupción forzada y voluntaria del embarazo.

El aborto es en Argentina uno de los temas más hipócritas en los
que, todos opinamos, pero donde la mayoría nunca decimos realmente
lo que pensamos y, muchísimo menos, lo que haríamos ante la
verificación de determinadas circunstancias.

La primera gran contradicción es en cuanto a NO ENTENDER que es
"despenalizar" el aborto. En efecto, no se está preguntando "si
está bien o si está mal el aborto", por el contrario lo que
se pregunta es "si la mujer que se realizó un aborto debe o no
ir presa".

"Despenalizar" no es sinónimo de "Legalizar".

La segunda de las contradicciones es la del propio Vélez Sarfield,
quien, siguiendo la conepción canónica dice que la vida empieza en el mismo momento de la concepción. Empero, sujeta esta existencia a que se produzca el nacimiento con algún gesto de vida. Caso contrario es como si nunca hubiera existido.

¿Es en el momento de la concepción, ó si nace vivo?

Ay Vélez... Vélez...

Luego se suele ver una paradoja entre algunos que avalan la
legalización del aborto "solo para algunos casos".

Pero... Si se considera que la vida empieza con la concepcion,
sea por convicción natural, religiosa o jurídica, la vida es
vida y punto. No existe diferencia entre la persona por nacer
gestada por una pareja estable y, la que llega como consecuencia,
por ejemplo, de una violación.

A simple vista, se puede advertir la falacia de quienes sostienen
"a la vez" el criterio de prohibirlo y, de permitirlo. Si
consideramos que la vida es vida desde la concepción y, que toda
vida como tal no puede ser eliminada NO EXISTE LA POSIBILIDAD DE CREER QUE "EN ALGUNOS CASOS EL ABORTO DEBE PERMITIRSE".

La pregunta es falsa. Rotúndamente falsa. La respuesta "en algunos
casos" mucho más aún.

Otra de las grandes hipocresías ha sido la de mi Iglesia, la
Católica Apostólica Romana quien, durante ya dos mil años viene
proclamando que no se puede utilizar ningún método anticonceptivo.

Sin perjuicio de ello, durante años la "pildora" fue producida por Laboratorios Sereno, cuyo mayor accionista durante añares fue el mismísimo Vaticano. Recomiendo en internet el artículo "A las puertas del Vaticano", el que pueden leer en haciendo click en http://www.lacoctel era.com/document osdelpaskin/ post/2007/ 06/15/a-puertas- del-vaticano

Anónimo dijo...

Finalmente, la mayor hipocresía se da cuando la pregunta es si el
aborto debe ser legal.

La pregunta debiera ser: ¿Debemos permitir a las clases con
menores recursos económicos tener las mismas posibilidades que
quienes son socialmente poderosos?

¿Por qué?

Porque el aborto, mis queridos amigos, no está prohibido en
Argentina, todos sabemos que se realizan a diario, miles y miles
de operaciones como esta.

¿La diferencia? Los sectores sociales más acomodados, tienen a su alcance médicos, anestisistas, clínicas con la mejor hotelería y
un sin fin más de posibilidades para llegar y abortar.
¿Los valores? de $4.000 para arriba, a gusto del consumidor.

Empero, los pobres no tienen esa chance. Siguen muriendo a diario
niñas menores de edad en villas de emergencia, los conventillos
y en todo tipo de retretes infames en donde, las premisas
fundamentales son la falta de medicina y de asepsia.

Agujas de tejer, ramas de plantas, ajo, perejil y cualquier
adminículo que tienda a posibilitar la ruptura de placenta o "bolsa" será utilizado por semi analfabetos para tratar de interrumpir el embarazo de la pobre muchacha que llegó hasta allí.

Entonces, las familias ricas y de medio pelo se realizan el aborto
a si mismas y/o a sus hijas y, continúan su vida "normalmente" ,
sin niños y/o abortos que pongan en duda su buen nombre y honor
y sin muertos que ir a enterrar en un cajón de manzanas en la
tierra más berreta ó, directamente en el osario de Flores o el
de Chacarita.

Las chicas pobres, muchas veces mueren o pierden cualquier capacidad reproductiva por la vergüenza de la hipocresía autóctona.

Todo ello sin olvidar que, en caso de legalizarse el aborto, se
terminaría con un negocio infame y muy lucrativo, al que todos
conocen pero muy pocos combaten. Los médicos que realizan abortos,
ya les dije de $4.000 para arriba hay para todos los gustos.

El aborto pues, existe en Argentina. No se puede legalizar lo que ya es legal.

Lo único que se puede hacer es emparejar las posibilidades para
todos las mujeres, léase o nadie se practica ya más un aborto
-cosa imposible pues es casi tan viejo como la prostitución, es decir la humanidad misma-; o, les brindamos a las chicas pobres tener idénticas posibilidades que a las nenas ricas. Claro, en este caso sería igualar para arriba y, para muchos esa posibilidad no entra dentro de su estructura mental.

Nadie es abortista. Es casi un absurdo serlo, ¿Quien en su sano
juicio puede "pugnar" para que la gente se practique abortos?
Pero, no hay dudas que debemos saber comprender a quienes están
ante tamaña encrucijada. No es moco de pavo.

Para peor, a la vuelta de la esquina, en cualquier momento, o cuando nuestros hijos estén en la adolescencia, podemos estar ante un contratiempo que nos lleve a pensar, siquiera remotamente en la
posibilidad de practicar un aborto.

Como corolario, insisto, para mí en Argentina el aborto es legal
para las clases "superiores" . Hasta la ex esposa de un presidente distinguido por la Iglesia Católica como embajador de la Fé, manifestó públicamente que cuando estaba casada con aquel político, se había practicado uno.

Seamos honestos.

Lo único que falta es que digamos "tiene que estar prohibido, pero si me toca a mí o a uno de mis hijos veré que hago".

Toda una hipocresía, a la mejor usanza de la habitual hipocresía
Argentina.

Es por ello y nada más que por ello que no soy ni seré nunca
abortista.

Empero, estoy a favor de que quienes tengan que practicárselo lo hagan con las mayores garantías médicas y de asepsia.

El Derecho debe contemplar al mundo del ser llevándo o tendiendo
a que vayamos hacia el deber ser.

Legislar para el deber ser es una utopía. Más de la Etica y la Moral
que de las Ciencias Jurídicas.

Es solo mi opinión y, como tal la rehivindico.

Jorge Rizzo
Padre de una nena de 12 años y Abogado.

meridiana dijo...

Jorge: Es muy valioso contar con el aporte de una voz masculina en este debate.
Tu comentario desmonta falacias,contradicciones del discurso y hasta hipocresías de ciertas instituciones y personajes.

Y algo curioso en el agregado a tu firma: "padre de una nena de 12 años"

¿Será, tal vez, que un vínculo tan estrecho como la paternidad de una mujer posibilita una perspectiva amplia para abordar este tema?

Gracias y saludos

Liliana

meridiana dijo...

Como parte de Meridiana quiero dejar mi opinión basándome solo en mi experiencia. No puedo dar respuestas académicas pero cuando pienso y leo sobre éste tema encuentro en mí muchas contradicciones.
Tengo 2 niños, a quienes dedico mi vida porque yo así lo elegí.

Traer un hijo al mundo es un acto de puro egoísmo.

En el momento que la mujer decide seguir adelante con su embarazo, piense en el aborto como posibilidad o no, pase por los periplos que fuese para llegar a esa conclusión, está satisfaciendo un deseo suyo ( o de la pareja) de tener un hijo.
Nadie (quién podría?) consultó con el futuro niño si quería venir al mundo. Partamos de esa base dónde no se lo tiene en cuenta. Tampoco en los avatares y devenires del parto y las complicaciones que pueden provocar daños irreparables. Así que el cuerpo del bebé también sufre.

Con respecto a los hombres creo que tienen un lugar primordial. Si bien la última palabra la tiene la mujer, que pone su cuerpo, creo que el apoyo del padre puede influir en muchas mujeres como factor determinante.
Particularmente aunque soy la misma persona esté mi esposo a mi lado o no; me ha tocado vivir situaciones donde sentí que no hubiera podido hacerlo sola. Lo que cuenta es la necesidad del ser querido, su apoyo e incondicionalidad, no el apoyo de cualquier persona.
Así que creo que nada es tan determinante, hay infinidad de variables que no son tenidas en cuenta y de condiciones meramente personales que hacen que cada mujer decida diferente.
No se puede juzgar.
Cada uno tendrá los motivos suficientes para decidir sobre el propio cuerpo.
Estoy a favor de poder elegir.
Es un tema que siempre (no sé porqué) me entristece.
Sé que hay muchas cosas que se me escapan, como el embarazo por una violación pero quedará para otra oportunidad.

Gracias por debatir en éste post.
Un abrazo.
Vanesa Aldunate

DaliaNegra dijo...

Vivo en España, aquí se manifiestan en contra de la despenalización del aborto,veo que no es el único sitio donde el tema está candente.Coincido por completo con las autoras del blog,la reflexión de Lilian me parece de una coherencia y sensibilidad fuera de lo común(sin desmerecer a ninguna de las/os que opinan,a las que respeto y entiendo)...pero me quedo con esto,se debe poder elegir.Un abrazo a todas y feliz día de la mujer trabajadora.***

meridiana dijo...

Dalia: he leído noticias sobre la reacción conservadora que hay en España en contra de la despenalización. Y, como bien señala Lilián, una ley en este tema tiene que ser amplia, y dar la opción de elegir. Pero parece que hay sectores que pretenden imponer su opinión a rajatabla, no considerando la cantidad de muertes que se producen por abortos clandestinos (o el gran negocio que esto conlleva)

El aborto ya es un asunto de salud
pública y la decisión de llevarlo a cabo o no debería pertenecer a la esfera privada, donde cada uno podría actuar de acuerdo a sus convicciones.

un abrazo
Liliana

ema dijo...

Querida Lilian: gracias por decir lo que dejaste escrito en La otra... Y gracias a las tres por este lugar de encuentro y debate. Cuando deje de andar de capa caída, intentaré retomar el blog. Extraño ciertas conversaciones.
Un abrazo enorme,
ema

meridiana dijo...

A levantar esa capa, Ema! te extrañamos nosotras también...!

Por favor, dejanos una dirección en el mail de Meridiana. Cada vez que suba una nota sobre cine (especialmente), prometo avisarte

un fuerte abrazo

Liliana