sábado, 5 de septiembre de 2009

Jorge Seferis (1900-1971)


Para Gerard de Nerval, “un puro espíritu crece bajo la corteza de las piedras. Otros poetas (César Vallejo, quien declara la imposibilidad de hallar “una piedra en qué sentarse”, o Valentine Penrose, que escribe en su poema Perséfone: “si hay una piedra de tristeza yo estoy sentada allí”), dan cuenta de la dimensión existencial de esta sustancia, cuya dura materialidad nos sobrevive, resistiendo el paso del tiempo. Posiblemente por esta razón la piedra adquiere una característica sagrada, y se constituye como una muda representación de lo trascendente en el mundo que habitamos. Pero es el poeta griego Jorge Seferis, ganador del Premio Nobel en 1963, quien mejor describiera la íntima conexión de la pétrea materia con la poesía:

“El poeta se demora contemplando las piedras”, “Es preciso volverse como piedra cuando uno busca la compañía de la piedra”, o bien en este verso bellísimo: “Ligado a esta roca que se hizo mía por el dolor…”

Seferis, cuyo verdadero nombre es Jorge Seferiades, nació en Esmirna y cursó sus estudios secundarios en Atenas. En 1924, se doctoró en Derecho en París, dedicándose posteriormente a la carrera diplomática, lo cual lo llevó a viajar por distintos lugares: Alejandría, Pretoria, El Cairo, Istambul (Constantinopla), Londres, Nueva York, llegando inclusive a desempeñarse como embajador en El Líbano, Siria, Jordania e Irak.

El conocimiento de las distintas culturas, unido a su formación helénica, dió lugar a una obra que condensa distintas influencias: desde su inicial adhesión al demoticismo (movimiento ateniense que reivindica la lengua hablada frente al purismo de la “lengua literaria”), la poesía moderna francesa (Baudelaire, Valery), hasta los poetas anglosajones, como T.S. Eliot y Ezra Pound.

Henry Miller, con quien Seferis se encuentra antes de la Segunda Guerra Mundial, dice de su escritura poética:

“Sus poemas se parecían cada vez más a joyas, haciéndose cada vez más compactos, más densos, centelleantes y reveladores. Su natural flexibilidad respondía a las leyes cósmicas de la curvatura y de la finitud. Había dejado de saltar en todas las direcciones; sus versos imitaban ya el movimiento circundante del abrazo”.

Su obra incluye la publicación de varios libros de poesía (Estrofa, Cisterna, Mythistorima (Mitología), Gymnopedia, Cuaderno de ejercicios, Diario de a bordo (I,II,III), El Zorzal, Poiemata), y textos en prosa (Diálogo sobre la Poesía, Para los viajeros del “Sea Adventure”, Erotokritos, Ensayos, Tres días en las iglesias rupestres de Cappadoce, Nuestro idioma y la misión del poeta). Tradujo al griego a Paul Valery, T. S. Eliot, Henri Michaux, Paul Eluard, entre otros.

Las aguas griegas golpeando contra el silencio de las piedras, el mármol de las estatuas, una mitología que expresa los rincones del alma humana esquivos a la palabra: Seferis construye su poética a partir de esos elementos. En Mitología, el horror y la tragedia de la postguerra se expresan a través de la referencia a la obra de Esquilo, Las Coéforas:


Desperté con esta cabeza marmórea entre las manos,

que me vence los codos, y no sé dónde apoyarla.

La cabeza caía en el sueño en cuanto yo salía del sueño:

así se juntaron nuestras vidas, que resultaría muy arduo,ahora, disociar.

Observo los ojos: ni abiertos ni cerrados.

Hablo a la boca que intenta sin tregua expresarse,

levanto los pómulos que ya han horadado la piel

y no aguanto más.

Mis manos se pierden y vuelven a mí,

mutiladas.



En el poema Los argonautas, la sabiduría parece densificarse en estos versos:


Y un alma,

cuando se la quiere conocer,

es en otra alma

donde es preciso mirarla.


El enemigo y el extranjero

en el espejo los hemos visto.


Lacónica, esta obra busca la simplicidad como un don. Seferis define así su ars poética:


Es tiempo ya de decir las pocas palabras

que debemos decir: mañana nuestra alma deplegará sus velas.




Liliana Piñeiro

25 comentarios:

E dijo...

Muy interesante, no lo conocía. Meridiana y Meridiana bis son mi espacio de encuentro con la poesía!

El Viejo @gustín dijo...

no lo conocía.
Lo empiezo a googlear.
SDs

Durandarte dijo...

Una voz extraordinaria la de Seferis. Gracias por traerlo hasta aquí.


¿Cuándo volverás a hablar?
Nuestras palabras son hijas de muchos hombres.
Se siembran nacen como los niños
echan raíces se nutren de la sangre.
Como los pinos
mantienen la forma del aire
en tanto el aire se ha ido, no está ahí
igual las palabras
cuidan la forma del hombre
y el hombre se ha ido, no está ahí.

Georges Seferis

Saludos

Durandarte

ángel dijo...

Gracias por Seferis, imprescindible.
Un gusto pasar a leer en tu casa que frecuento.


Saludos...

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog, te invito a que te pases por el directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demás y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

Creo que tu blog encajará perfectamente en la comunidad, y el foro estará encantado de recibirte.

Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

emeygriega dijo...

Cómo me gustan estos post, Liliana.
Tampoco conocía a este autor, veo que es algo más joven que Kavafis, qué cosa los griegos.Tengo un rollo con ellos (pasate si querés por un post que escribí hace dos meses, Hombres y Mujeres de Atenas, es una anécdota de viaje, pero la uséy la para hablar de ellos).

Nunca había leído nada sobre la piedra y la poesía, pero me acordé de la piedra de la locura - o de locura- que Alejandra quería extirpar.

Precioso post y dulce la idea de encapsular en una piedra la tristeza, la fuerza o la demencia, quien pudiera.

Un gran beso.

emeygriega dijo...

En esa cajita de huevos donde están los fetiches del poeta ¿hay piedras? No alcanzo a distinguir.
Yo no soy poeta pero ahora que leo este artículo tan bueno, agarro fuerte mis buzios, que rodean las plantas.

javier galarza dijo...

Muy buena nota Lili. Según el gran Horacio Castillo, Yorgos Seferis es junto a Odisseas Elytis uno de lo poetas más importantes de la Grecia contemporánea. Te dejos estos versos de Yannis Ritsos y hacemos triplete:

Siéntate frente a la ventana. La primera lluvia perdona a los arboles del crepúsculo. Una mujer amarillea en tus manos. No conoces ya el peso del día.

(de El tiempo está en la lluvia)

meridiana dijo...

E: me alegra poder difundir buena poesía.Y algo del encuentro con uno mismo también se juega en su lectura.

bienvenido
Liliana

meridiana dijo...

Agustín: se trata de uno de los grandes poetas griegos...

No sabía que tenías un blog, nos daremos una vuelta por allí.

saludos!

Liliana

meridiana dijo...

Durandarte: Gracias por acercarnos ese bello poema!

Liliana

meridiana dijo...

Ángel: todo un honor para un poeta ser imprescindible...Y Seferis lo merece, sin duda

un saludo

Liliana

meridiana dijo...

emeygriega: pasaremos por tu post, me encantan las anécdotas de viaje.

En cuanto a "Extracción de la piedra de la locura"...un acierto ese título, que Pizarnik toma de un cuadro de El Bosco

besos
Liliana

meridiana dijo...

Bueno, Javier, esa escena en el crepúsculo...es bellísima!

Gracias por tu comentario

abrazo
Liliana

M Morgan dijo...

Nuevamente en mi pecho vuelve a abrirse la herida
cuando descienden las estrellas y se enmaridan con mi cuerpo,
cuando cae el silencio sobre los pasos de los hombres.

Uno de los grandes poetas.
Qué bueno y abundante el artículo, calidad como la página.

M Morgan dijo...

Hice un post con respecto al tuyo.

meridiana dijo...

Al promotor de 5links:
gracias. Transmitiré a mis compañeras la existencia de esa página.

Liliana

meridiana dijo...

Bienvenido, M Morgan, al blog.Fue un placer visitar el tuyo.

Además de Seferis, veo que compartimos una preferencia por M. A. Bustos, uno de nuestros grandes poetas, al que hemos homenajeado en un post.

saludos
Liliana

M Morgan dijo...

Así es Liliana, publiqué en la revista donde participo Paisajes que Duelen.

http://actaliteraria.blogspot.com/2009/08/miguel-angel-bustos.html

Adara dijo...

Que buena nota!!! Conocí a Seferis hace poco. Realmente el aporte de ésta nota es muy importante. Gracias Liliana.
Un saludo

Adara

Natalie Sève dijo...

De esta nota, me queda la impregnancia de las piedras y de la poética de Seferis. Ambas, son síntesis de la naturaleza y del tiempo... talismanes mágicos para embellecer..
Gracias por compartir!

Natalie

PD: En mi sitio hay una mirada hacia Wilde que las invito a ver, un abrazo!

meridiana dijo...

Adara: te recomiendo otro poema de Seferis: "Micenas", donde la voz de Agamenon resuena dolorosamente, y conmueve

saludos
Liliana

meridiana dijo...

Agradecida por tu comentario, Natalie. Nos daremos una vuelta por tu blog.

abrazo, Liliana

Basquiat dijo...

wow, no lo conocía, es realmente fantástico.

meridiana dijo...

Basquiat: como a Adara, te recomiendo el poema "Micenas"...aunque toda su obra es excelente, en verdad.

saludos
Liliana