miércoles, 5 de marzo de 2008

DEJA VU


qué escapa del puñal cuando se extrae el cuerpo?
qué difiere del ojo que no puede reconocerse?

ceguera
atraviesa certidumbre adormeciendo la circulación
que estrangula bajo rodillas otra cara

lágrima
chorrea colmillos recorre y sangra
desazón que humea toda superficie

melodía
intenta concluir degollada
en el cuerpo inerte al calor de la espalda

pasaje
rescatado e impreciso
gira opaco el recuerdo vívido que no sucede

memoria roída por huracanes?
demencia incrustada en neurona?

Muchas acepciones para la misma llaga

Vanesa Aldunate

18 comentarios:

Hanna dijo...

"Qué escapa del puñal cuando se extrae el cuerpo
qué difiere del ojo que no puede reconocerse..."

Estos dos versos son la clave, el ojo de la aguja por donde pasa el poema. Un plus de muerte, de tiempo irreconocible...

Algo que nunca sucedió vuelve a vivirse

Saludos

luis a.quesada dijo...

ceguera, melodía, pasaje,
preguntas para una "memoria roída por huracanes"

y un juego de inversiones en:
" qué escapa del puñal cuando se extrae el cuerpo?

poniendo de relieve la profundidad de la herida


Saludos

(j.g.) dijo...

memoria roída por huracanes, rumor de lejanías donde lo no arrasado insiste y llama hasta desprender el cuerpo de la herida.

meridiana dijo...

hanna: un halo sacrílego pasa por el ojo de la aguja. Eso que aún no sucede y sin embargo está tan asumido como si fuese carne.
Gracias.

luis a.quesada: y aquel velo que no deja ver la memoria como para reconocer el escape del ojo en la sombra presentida. Profundidad de una herida que no sana por dentro.
Muchas gracias por el comentario.

jg:"...Y llama hasta rescatar el pasaje opaco y roído entre las neuronas extraviadas que alguna vez fueron memoria.
Gracias J.G.

Vanesa Aldunate

Alucard dijo...

Simplemente excelso. No hay duda que la misma mirada puede denotar un desprecio aserrimo, una tranquilidad apacible, un odio adormecido, pero siempre será la misma que describe y que explica lo que en algún momento se miró a través de sí, entre lágrimas desperdigadas en una vieja herida.

La Gata Insomne dijo...

Demasiadas acepciones para la misma llaga

no ser'an suficientes los cauterios


buen'isimo

besos

ema dijo...

Cuando se trata del/os cuerpo/s la laceración siempre está presente (lo vulnerado, el tatuado del dolor, las marcas del estado del excepción, el abuso, las llagas, entre otras cosas). Vallejo lo sabía bien, y que yo lo nombre no es azaroso porque me parece que hay acá un diálogo con él.
muchos saludos,
e.

Luciano Doti dijo...

La historia se repite, le gustan las similitudes con anacronismos. Tropesamos mil veces con la misma, deliciosa, piedra (deja vú).

Anartista dijo...

son estremecedoras las ímagenes que plantan tus palabras.


y eso, es un regalo maravilloso para mi mente y mis ojos!


besos siempre-

meridiana dijo...

Alucard: muchas gracias, sus palabras son muy apreciadas.
"Una vieja herida que crea cristales rotos desparramando imagenes que nunca terminaron de Ser"

Gata insomne: ciertamente. Llagas y posibilidades siempre abiertas, no cauterizara nada ese recuerdo que nunca sucede.
Un abrazo.

Ema: de alguna manera uno siempre dialoga, son aquellas cosas que quedan perdidas por alli. Poco a poco se cristalizan y estallan. Gracias

Luciano Doti: aunque sea doloroso no deja de ser exquisito al mismo tiempo. Tropecemos con las piedras ante nuestras palabras y formemos imagenes de vocablos para superarlos. Verbalicemos.
Muy bueno tu blog.

Anartista: brindemos por el vuelo de las palabras y la imagen. Y porque deleiten.
Besos

Vanesa Aldunate

Apolodoro dijo...

hola pasaba por aquí pa' saludar nomás... muy bello su poema señora Vanesa.. sigan deleitándonos las tres con su poesía que alegra y ennoblece el ciber espacio de gran manera..

saludos a Lilián

Literófilo dijo...

me gusta el tono y el compas del poema fluido y vertiginoso. Te espero en casa, tengo un cuento.

julieta dijo...

hola vanesa: me encantó tu poema. tiene un ritmo tranquilo y constante y mucha fuerza en las imágenes.

la que más me gusta:

lágrima
chorrea colmillos recorre y sangra

besos. julieta.

julieta dijo...

olvidé decir dos cosas:

1) que la ilustración de tu poema, vanesa, me parece muy muy bella.

2) que ya está bien entrado el mes de marzo. ¿quién es el hombre meridiano de este mes?

ja ja... a menos que hayan desistido, yo lo estaré esperando, en meridiana bis...

besos. julieta.

meridiana dijo...

Apolodoro: nos gusta que guste.
Saludotes y siempre es bien recibido que un amigo de la casa pase a saludar. Gracias.

Literofilo: vertiginoso. Si.
Paso por tu casa prontito.

Juliet: me elogia lo que marcas sobre el ritmo, ya que estoy tratando de tomarme algunas cosas que pasan de otra manera, te agradezco. SSSIIII!!!! reveeremos al hombre meridiano de marzo.
Besos.

Vanesa Aldunate

julieta dijo...

de nada, vanesa. se nota un cambio. tiene fuerza y a la vez una cadencia particular. como la de esas gotas de sangre que chorrean, se escurren, se detienen y siguen...

si ponen el hombre de marzo, hagan entraditas para que se puedan ver los hombres de los meses anteriores... je je...

besito.

karmen blázquez dijo...

Hola Vanesa, hay ya desde el principio, el rastro invisible y angustioso, aquella frontera terrible y tan frágil a la vez, en ese lapso acotado por la entrada y salida del puñal,pura alegoría del amor, de la "misma llaga". Me ha parecido muy intuitivo y fértil este poema tuyo.
Abrazo
k

meridiana dijo...

Juli: Gracias. Es cierto la gota se detiene y eso cristaliza un poco mas el tiempo.
Reveeremos los hombres de los meses anteriores a ver que pasa.
Besos

Karmen Blazquez: es como un hilo, es muy fragil el limite. La misma llaga contempla ambos lados de la misma herida.
Un honor tu comentario. Gracias

Vanesa Aldunate