lunes, 6 de agosto de 2007

EL SILENCIO DE BERGMAN



En una semana de homenajes, es difícil escribir algo que no haya sido dicho sobre este gran director. Es que Ingmar Bergman (1918-2007) ha dejado su impronta en la historia del cine suscitando adhesiones y rechazos.
No soy una cinéfila de años. Mi pasión por el cine se intensificó recientemente, y está conectada con las experiencias poéticas que me producen ciertas películas, de determinados directores.
Y, por supuesto, no soy experta en Bergman. Tal vez su producción tenga algunos desniveles, no lo sé, no vi lo suficiente como para juzgarlo.
En lo personal, es una obra que me interesa sobremanera. Tras haber recorrido algunas de sus películas (“La fuente de la doncella”, “El silencio”, “Detrás de un vidrio oscuro”, Escenas de la vida conyugal”, “El séptimo sello”, “Saraband”) , he quedado impactada por las imágenes cuidadas, ciertos diálogos, y una temática metafísica que rescato, frente al horizonte chato, abigarrado de objetos sin trascendencia que nos propone el mundo actual.
A modo de homenaje, quisiera acercar, en esta oportunidad, algunas impresiones sobre “Persona”, película que vi hace un tiempo, y que me conmovió especialmente. Dadas ciertas críticas que se le han hecho, agradezco carecer de manía interpretativa por los “símbolos” (que posiblemente posean algunos bergmanianos) lo cual me permitió acceder a la misma como a un poema, dejándome atravesar por ella.
Recuerdo que me impresionó cómo trabaja Bergman ciertas zonas oscuras de lo femenino, cómo pone a la luz los sentimientos encontrados que provoca la maternidad (en un monólogo que se repite), desnaturalizándola. Y también recuerdo la fuerza de las imágenes, los primeros planos de las actrices y su angustia, respirando tan próxima a mi cara...
Como bien dice Alejandro Ricagno, en un artículo que escribió hace unos años: “Esta ampliación del rostro hasta llegar a su máxima desnudez constituye sin duda uno de los momentos más sobrecogedores del cine contemporáneo”.
Y si, algo de esto sentí con esta película... Bergman “desenmascara” literalmente. A fuerza de imágenes saca las máscaras de los rostros y los deja en carne viva...Lo que no es poco, sin duda.

Liliana Piñeiro.

8 comentarios:

Alucard dijo...

Pues sin duda uno de los grandes. "El séptimo sello", es mi favorita de este genio.

meridiana dijo...

Qué buena evocación, Alucard!
En "El séptimo sello", esa partida de ajedrez entre el caballero y la Muerte, en ese ambiente medieval...inolvidable!
Saludos

Liliana.

(j.g.) dijo...

“¿Qué haré ahora? ¿Qué haré?
Saldré como estoy, y me pasearé por la calle
con el pelo suelto, así. ¿Qué haremos mañana?
¿Qué haremos nunca?” El agua caliente a las diez.
Y si llueve, un coche cerrado a las cuatro.
Y jugaremos una partida de ajedrez,
apretando ojos sin párpados y esperando un golpe en la puerta."

T.S. ELIOT

meridiana dijo...

...haciendo circular todos los tiempos destilando lágrimas pasadas, inventando, creyendo por un instante que se detienen los pájaros.
J.G. su texto de Elliot me sugirió ésta continuación.
Vanesa Aldunate

meridiana dijo...

J.G: las partidas de ajedrez suspenden el tiempo, como la poesía.
Maravilloso Elliot: jugar la partida con "ojos sin párpados"...

Vanesa: "creer por un instante que se detienen los pájaros" es eternizar al mundo en la belleza...

Bergman convoca excelente poesía. Gracias.

Liliana.

meridiana dijo...

Lili: me conmueve tu interpretación, un gran abrazo.
Vanesa

Garcín Altoalcázar dijo...

No es casual, me parece, que lo haga. Sospecho que lleva toda la intención de hacerlo -el juego de las máscaras y su desnudar el rostro: porque el concepto "persona" encuentra, etimológicamente, su origen en la recepción helena de un término etrusco para designar "máscara". Prosopón, concretamente, es la palabra utilizada para denominar lo mismo 1)la máscara del personaje en el teatro trágico griego y 2)al personaje mismo. Así, y con una concepción del mundo como teatro (El gran teatro del mundo), es muy representativo. No es casual, por ejemplo, que la actríz -cuyo nombre ya no recuerdo, lo siento- decida interpretar el papel silente que sostendrá hasta el final de la obra desde la representación de una tragedia griega (Antígona, si no recuerdo mal).
Como esta, mil estampas. El cine de Bergman es extraordinario, rico, desnso.
Les sugiero la lectura de "El tiempo sellado", un libro de reflexiones sobre el cine de un gran director, Andrei Tarkovski.

Saludos a Vane y a Lilí. Buen sitio, insisto. Volveré con frecuencia, amenazo con hacerlo.

meridiana dijo...

Después de varios días encontré este interesante comentario sobre Bergman, hecho por Garcin Altoalcázar. Gracias por la sugerencia de lectura de "El Tiempo sellado". Tarkovski es un director que aún me falta conocer.
Cumpla con su amenaza de visitarnos...

Saludos
Liliana.