domingo, 5 de agosto de 2007

DE MUJER NACIDA



"Lo que sé, lo aprendí haciendo poemas" dice Adrienne Rich

Poeta que utiliza la belleza para romper el lenguaje colonizador,
el lenguaje patriarcal “que repite una y otra vez el viejo guión”.
Su lucha es contra la abstracción dualista que pretende dividir
mente y cuerpo, ignorando el conocimiento que en “nuestra piel
vibra de señales”.
Trabajar para una poesía que llegue a otros, buscando un cambio
radical, la política " comienza en nuestro cuerpo, no en la mente"
nos acicatea.
Escuchar las voces conmovedoras de los que no tienen voz en el
Oscuro Campo de la República.
No sólo la mujer silenciada, la raza, la cultura entera son sus
temas subyacentes y la producción de una escritura íntimamente
ligada a su tiempo, momento histórico en que los sueños son
personales pero también políticos.
Pero mejor leer su palabra

“No puedo imaginar una evolución feminista que nos conduzca a cambios radicales en los campos de lo privado y de lo político que no esté enraizada en la convicción de que todas las vidas de las mujeres son importantes y que las vidas de los hombres no pueden ser entendidas enterrando las vidas de las mujeres. Para hacer visible el significado completo de las experiencias de las mujeres se necesita una reinterpretación del conocimiento en términos de esa experiencia. Esta es ahora la tarea más importante del pensamiento.Si esto es así, no podemos trabajar solas. Más nos vale enfrentar el hecho de que nuestra esperanza de pensar, contra la fuerza de una visión del mundo mutilada y mutilante, depende de la búsqueda y la entrega de nuestra fidelidad a una comunidad de mujeres compañeras trabajadoras. Y más allá del intercambio y de la crítica del trabajo, debemos preguntamos cómo podemos hacer posibles las condiciones para trabajar no sólo para nosotras sino para todas. No es una cuestión de generosidad. No es generosidad lo que hace que las mujeres en comunidad se apoyen y nutran entre si. Es más bien lo que Whitman llamó "el hambre de los iguales” – el deseo de un contexto en el cual nuestras propias preocupaciones sean amplificadas, aceleradas y aclaradas en cooperación con aquellas que son nuestras iguales".

Conflictos y tensiones en la lucha de ser mujer

“Ira y ternura: mis yoes.
Y ahora puedo creer que respiran en mí
como ángeles, no polaridades.
Ira y ternura: el genio de la araña
para hilar y tejer en la misma acción
de su propio cuerpo, en cualquier lugar -
incluso a partir de una tela rota.



Golpear las paredes para que un algo ocurra

“..Mi política está en mi cuerpo, creciendo y expandiéndose
con cada acto de resistencia y con cada uno de mis errores
Encerrada en un placard a los 4 años golpeaba la pared con
mi cuerpo, ese acto está todavía en mí. “

Rich prueba que se puede hacer poesía comprometida
destilando “belleza... y ha de saltar desde todas las direcciones”


(extractos del Ensayo de Liz Yorke “Pasión Política el Cuerpo en la poesía de A.Rich")
Lilián Cámera

2 comentarios:

Alucard dijo...

Ciertamente no podemos desprender cuerpo de alma, sino es por medio de la muerte. Todo empieza en la quejumbrosa ansiedad que escalda la lengua, enfría la espalda y termina en el pensamiento de progresar.

Meridiana dijo...

cosmogonía del lenguaje que intenta sabotear lo que aguarda inevitablemente
y una mirada que nos debemos, hacia los otros, hacia el mundo que nos circunda, esa mirada llena de compasión y empatía que Rich sostiene como pocos:
no el silencio interior, las voces de los silenciados
"quejumbrosa ansiedad que escalda la lengua", claro

gracias Alucard

Lilián