domingo, 22 de julio de 2007

CAÍDA

El tiempo roe y corroe
los pasos de cemento
entre duendes demoledores
de las horas de fluidez

Voces de peñascos
se trepan en tu cielo
y en un esfuerzo único e inútil
acuchillas los tesoros de los ojos agrietados

Tus días se han perdido
tu luz se esta incendiando
tus hoyos ya son pozos
y el tiempo el eterno y dulce desgarro
del reposo inacabado al que decides caer

Te adormecen los ojos de los días que vendrán
te ciegan los aullidos que jamás oirás
de las golondrinas atadas
a la pata de la sien

Esos cristales nocturnos
son barro embustero en el día
y pájaros con canto de gatos
durante el cielo de la imagen

La luz azul en la penumbra
anuncia nuevamente tu caída
Eres paz y guerra
golondrina y noche
Eres amor de ensueño
prologo de cuento
irónicamente serena
cuando llega tu tempestad.


Vanesa Aldunate

11 comentarios:

hermana de tempestuosa melncolia dijo...

Vanesa

mi vivencia es:
la de médula y ahogo,
combate y tregua
luz, claroscuro, penumbra y otra vez luz.

no sobran las palabras...

Alucard dijo...

Caray! pues que hermosas palabras, siempre que regreso a este recinto de versos me llevo una muy grata sorpresa y un excelente sabor de boca.

Dime que la tempestad se marcha
que un día regresará,
y traerá la calma que
hoy he perdido al irme con ella.

Alucard dijo...

Hola gracias por la visita. Puedes hallar información de Hellsing en este apartado es.wikipedia.org/wiki/Hellsing.

mi despertar dijo...

Me gusta tu blog, tu estilo las imágenes. Continua tu camino escribiendo

Meridiana dijo...

Hermana de tempestuosa melancolía gracias por el comentario y me siento identificada entre la médula y el ahogo, hoy no te sobran las palabras, quiza uno de éstos días sobre mas espacio entre el claroscuro.
Un saludo
Vanesa Aldunate

Meridiana dijo...

alucard, me alegro que te sientas tan a gusto en nuestro blog, es bueno saber que existe el refugio.

Temo que la tempestad no se marche
Temo que la calma quede para siempre
Es preferible el vaivén y borrar todos los extremos.

Gracias por los comentarios.
Vanesa Aldunate

Meridiana dijo...

mi despertar, gracias por el consejo, continuaremos conviviendo con las palabras.
Me alegro que te guste.
Saludos
Vanesa Aldunate

(j.g.) dijo...

definitivamente disfrutará usted de los cuatro cuartetos, vanesa.

Meridiana dijo...

Muchas Gracias estimado Galarza, realmente siento quelos necesito.
Un abrazo
Vanesa

Anónimo dijo...

Ah Vanesa, volvemos a las andadas... y en buena hora! veo que sigue acumulando admiradores/as. Ud. se los merece.
sus palabras son fuertes y profundamente religiosas, caída, cruz, condena, ese poema sobre Santa Teresa... siga esa senda que nos permite abrir los ojos a la belleza de su espíritu.

El Levitador

Meridiana dijo...

Muchas gracias levitador, por el consejo. Siga Usted visitándonos y le prometo que pronto encontrará otro texto del calibre del de Santa Teresa.
Un saludo
Vanesa Aldunate